Rostros del Despojo: Nuestros territorios nuestros derechos

Campaña Rostros del Despojo


Introducción
La razón de ser de la campaña Rostros del Despojo se debe a que los gobiernos e inversionistas nacionales e internacionales, están empecinados en mercantilizar la Tierra y el Territorio de los Pueblos originarios.
Los mismos Pueblos hoy están haciendo frente al despojo desde las comunidades indígenas que resisten a ser cómplices de los proyectos de inversión, para favorecer la producción de agrocombustibles, la concesión y explotación de proyectos mineros, las represas, la reactivación de planes de infraestructura del Proyecto Mesoamérica y el impacto de la reforma energética como plataforma para legalizar el saqueo territorial. Todo ello da como consecuencia la destrucción de la diversidad humana y biológica de los territorios ancestrales.
Los rostros del despojo se enmarcan en las políticas gubernamentales que en el transcurso de las últimas décadas, han mercantilizado los recursos naturales de los territorios de los Pueblos en Chiapas, los cuales forman parte de la negativa histórica por parte del Estado mexicano al reconocimiento pleno de derechos colectivos de los Pueblos indígenas.
El desplazamiento forzado en Chiapas
Uno de esos Rostros es la situación de desplazamiento interno en Chiapas, a causa del despojo territorial que se realiza de manera sistemática y en el que el gobierno mexicano se ubica como uno de los violadores constantes de los derechos humanos.
Durante varios años se han construido procesos de defensa comunitaria para la exigencia de justicia, la restitución de sus tierras y territorios. La respuesta por parte del gobierno mexicano ha sido insatisfactoria.
En la campaña Rostros del Despojo, durante su primera etapa evidenciamos el desplazamiento forzado de tres eventos, en las comunidades indígenas de: 1.-Viejo Velasco, municipio de Ocosingo; 2.-Banavil, municipio de Tenejapa; y 3.-San Marcos Avilés, municipio de Chilón. Las causas de estas violaciones a los derechos humanos están relacionadas con el Conflicto Armado Interno en Chiapas.
  • El primer evento está relacionado con una acción tipo paramilitar que, junto con funcionarios del gobierno de Chiapas, ocasionó la Masacre de Viejo Velasco el 13 de noviembre de 2006. La consecuencia fue seis ejecuciones extrajudiciales; dos desapariciones forzadas; y el desplazamiento forzado de 36 personas: 20 hombres, ocho mujeres, cinco niños y tres niñas.
  • El segundo evento se dio en la comunidad de Banavil, por el hecho de ser simpatizantes del movimiento Zapatista, estas personas fueron agredidas por integrantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en complicidad con las autoridades municipales de Tenejapa. La consecuencia fue la desaparición forzada de una persona y el desplazamiento forzado de cuatro familias que permanecen en situación de vulnerabilidad desde el 4 de diciembre de 2011.
  • El tercer evento ocurre en la comunidad en la comunidad de San Marcos Avilés, ante la agresión de partidistas de: Verde de México (PVM), Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) que junto con el gobierno municipal de Chilón mantienen un ataque sistemático a la construcción del proyecto de autonomía de las Bases de Apoyo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (BAEZLN). La consecuencia se dio el 9 de septiembre de 2010, con el resultado de 170 personas desplazadas de manera forzada: 50 mujeres, 43 hombres y 77 entre niñas y niños. Actualmente están desplazadas de sus tierras laborables.
Estos eventos de desplazamiento forzado tienen un factor en común, son ocasionados por la violencia generalizada derivada de los efectos del Conflicto Armado Interno no resuelto. Las personas desplazadas nunca fueron atendidas bajo la categoría jurídica de desplazados internos, en ningún caso se abordó el tema de justicia y esta situación de impunidad impide que retornen a sus comunidades. A casusa de ello, mantienen un inminente riesgo a su seguridad e integridad personal y a su vida. El Estado mexicano violenta de manera permanente los instrumentos internacionales de derechos humanos, así como la no observación de los principios Rectores de los Desplazamiento Interno de la Organización de las Naciones Unidas (Principios Rectores-ONU).
La mayor parte de la población desplazada está compuesta por mujeres, niñas y niños, […] el desplazamiento afecta de manera desigual a las mujeres. Es una situación de mayor vulnerabilidad porque a la condición de desplazadas se les suman la histórica dominación que viven por razón de género, etnia, edad y condición social.
Conclusión
Los gobiernos federal y estatal han demostrado de sexenio en sexenio su desprecio hacia los Pueblos originarios en México. Actualmente profundizan su política de despojo con la finalidad de limpiar el territorio, para la implementación de proyectos estratégicos que conllevan a que desaparezcan las formas de organización social, política y cultural de comunidades y pueblos, que son el hálito de la diversidad humana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario